Sistema Inmune

La regulación inmunitaria es crucial para mantener el equilibrio del sistema inmunológico. Sus anomalías están relacionadas con enfermedades y trastornos. Cada vez hay más estudios que demuestran que las plantas medicinales, con su gran gama de fitonutrientes correspondientes, pueden beneficiar esta regulación en forma de extractos hidro-alcohólicos.


Fortalece tu sistema inmunológico

Desde un punto de vista de la medicina integrativa las bacterias, los virus u otros patógenos no son los motivos de las enfermedades. Se trata de un debilitamiento interior de nuestro sistema de defensas que precede al ataque de patógenos, virus, bacterias, hongos, entre otros. Un sistema inmunitario débil o desequilibrado ya no es capaz de proteger al organismo de forma completa. 

Debido a ello, los agentes patógenos, o incluso, las células cancerosas pueden dominar el organismo y crear una enfermedad. Afortunadamente, un sistema inmunitario débil puede reforzarse o regularse de nuevo haciendo cambios en nuestro estilo de vida: realizando ejercicio, teniendo un sueño reparador, eliminando toxinas, enfocándonos en una nutrición balanceada y utilizando algunas plantas medicinales.

En la medicina moderna encontramos escasas herramientas para fortalecer nuestro sistema de defensas como vacunas, antiinflamatorios e inmunosupresores pero no tenemos nada en la farmacia que pueda mejorar en conjunto la salud de uno de los sistemas más complejos en nuestro organismo: el sistema inmune.

En el libro Immune System Hacks, de Matt Farr, puedes encontrar más de 175 consejos para reforzar el sistema inmunitario.

Los remedios y las medidas que refuerzan el sistema inmunitario tienen una o varias de las siguientes propiedades:

  • Efecto antiinflamatorio y antioxidante (neutralizan los radicales libres). 
  • Efecto antibacteriano, antiviral, antiparasitario y/o antifúngico. 
  • Estimulan la formación de células inmunitarias o refuerzan sus funciones. 
  • Ayudan a regular el sistema inmunitario, es decir, a inhibir las reacciones inmunitarias excesivas o debilitadas. 

¿Por qué con las enfermedades autoinmunes también hay que fortalecer el sistema inmunológico?

Las personas con enfermedades autoinmunes como: la enfermedad de Hashimoto, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, psoriasis, diabetes tipo 1, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, polineuropatía, entre otras, suelen creer que no deben reforzar su sistema inmunitario debido a la creencia de que su sistema inmunitario ya es demasiado fuerte por lo que no debe reforzarse más.

Sin embargo, el término "sistema inmunitario fuerte" significa tener un sistema inmunitario sano y eficaz. En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario es excesivamente activo y está mal dirigido. Por lo tanto, ya no es saludable y está fuera de su sano equilibrio, necesita urgentemente medidas que lo regulen para que pueda volver a encontrar su balance.

Muchas de las medidas que se denominan “refuerzo del sistema inmunitario” pueden apoyar a los sistemas inmunitarios débiles, así como regularlos si están mal dirigidos. Por supuesto, en el caso de las enfermedades autoinmunes existentes debes platicar la ingesta de complementos alimenticios concentrados con tu médico.   

 

¿Cómo reforzar el sistema inmunitario con vitaminas y oligoelementos?

Básicamente, todas las sustancias vitales esenciales intervienen en el buen funcionamiento del sistema inmunitario a través de un mecanismo u otro. La carencia de una sustancia puede provocar deficiencias en las defensas. Por lo tanto, debes comprobar el suministro de sustancias vitales a intervalos regulares.

Cuando se trata del sistema inmunitario, las vitaminas como: el magnesio, hierro, zinc, cobre, yodo, selenio, vitamina C y vitamina D son especialmente importantes 

 

Vitamina C para un sistema inmunológico fuerte

Es una de las vitaminas más comunes cuando se trata de reforzar el sistema inmunitario ya que lo apoya de muchas maneras y contribuye a mejorar la salud. A continuación, se presentan algunos de los efectos de la vitamina en el sistema inmunológico. 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC5707683/

La vitamina C es conocida por ser un fuerte antioxidante que ayuda a reducir el estrés oxidativo y alivia el sistema inmunitario.

Sin embargo, también apoya las funciones de varias células de defensa del sistema inmunitario innato y también del adquirido. Por ejemplo, la vitamina C se acumula en los neutrófilos, es decir, en las células de defensa, y así favorece su capacidad para desplazarse rápidamente en dirección a los invasores que hay que combatir.  Posteriormente, promueve la actividad de los macrófagos que limpian el tejido eliminando los neutrófilos que han muerto tras completar su trabajo.

También favorece la formación y maduración de las células inmunitarias del grupo de los linfocitos (células B y T) y protege la función de barrera de la piel y, de este modo, impide la penetración de los agentes patógenos.

Dado que esta vitamina está tan relacionada con las actividades del sistema inmunitario, también se consume en un grado muy elevado durante las infecciones. Los niveles de vitamina C descienden rápidamente, por lo que siempre hay que asegurarse de tomar alimentos y/o suplementos ricos en vitamina C varias veces al día.

 

La vitamina D es esencial si quieres reforzar tu sistema inmunitario

Puede influir en el sistema inmunológico de tal manera que el riesgo de enfermedades autoinmunes disminuye. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC5707683/

Sin embargo, la dosis debe ser más alta que las 800 a 1000 UI recomendadas habitualmente. En un estudio, se muestra que los sujetos tomaron 140.000 UI al mes (unas 4.600 UI al día) y al cabo de 12 semanas tenían un mayor número de células inmunitarias reguladoras, es decir, aquellas que regulan el sistema inmunitario para que no reaccione en exceso (reacciones autoinmunes).

Desde 2007, cuando el profesor Holick, importante investigador de la vitamina D, descubrió que las células inmunitarias tienen receptores de vitamina D, es decir, que dependen de ella (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22797987/). Por eso no es de extrañar que, según los estudios, un nivel saludable de vitamina D reduzca a la mitad el riesgo de contraer infecciones respiratorias agudas, así como gripe, neumonía, bronquitis o resfriados. Diversos estudios demuestran que la vitamina D también puede proteger contra el covid-19.

Exponernos 10 a 15 minutos al sol por la mañana nos otorga 5 mil unidades de vitamina D. ¡La mejor manera de suplementarnos con esta vitamina es el sol! 

 

Otros remedios para fortalecernos

Bebe agua con zumo de limón por la mañana en ayunas

La eriocitrina y polifenol que se encuentra en el zumo de los limones pueden conseguir efectos de refuerzo del sistema inmunitario. Comienza el día con agua de limón en ayunas: 

  • Exprime medio limón y vierte el zumo en un vaso de agua tibia (250 -500 ml). Si prefieres utilizar té (infusión) como base asegúrate de que no esté caliente cuando viertas el zumo de limón en él para conservar la vitamina C, que es sensible al calor. 

 

Utilizar hierbas locales y plantas silvestres

Muchas hierbas, plantas medicinales y silvestres que a menudo crecen hasta en nuestro jardín, pueden, por un lado, aliviar el sistema inmunitario por su efecto antibacteriano y por otro, fortalecerlo por su riqueza en minerales, sustancias vegetales secundarias y le permite realizar grandes hazañas.

Las hierbas y plantas silvestres pueden disfrutarse en forma de té (nunca demasiado caliente), extracto fresco en forma de licuado/extracto de plantas, ensalada o en un batido verde, por ejemplo ortiga, kale, echinacea, diente de león, cardo mariano semillas, entre otras. 

 

¿Cómo las verduras pueden reforzar el sistema inmunitario?

Especialmente las verduras rojas, moradas, amarillas, anaranjadas y de color verde intenso (básicamente todas), que contienen mucho betacaroteno (precursor de la vitamina A) además de otras numerosas sustancias vitales, refuerzan el sistema inmunitario, estimulan la producción de los glóbulos blancos y ayudan al organismo a combatir las infecciones.

Entre todas las coles, la col rizada es una de las más eficaces para combatir los agentes patógenos e incluso las células cancerosas, aporta grandes cantidades de betacaroteno y también es rico en vitamina C, calcio y compuestos vegetales secundarios llamados isotiocianatos (entre los que se encuentra el sulforafano del brócoli).

Puedes utilizar casi cualquier fruta en rotación para fortalecer el sistema inmunológico. A la hora de elegir las frutas, es importante que elijas las frutas regionales de cultivo ecológico que estén en temporada como: manzanas, peras, ciruelas, damascos, albaricoques, mirabeles, cerezas y bayas de todo tipo. De este modo obtendrás frutas con el mayor contenido posible de sustancias vitales.

Por eso te recomendamos que en esta época invernal cuides tu sistema inmune de la forma más natural complementando tus cuidados con productos Dervital. 

 

¡Nos vemos la próxima edición! 

con cariño Dieter le Noir


Publicación más antigua